7/31/2013

Mapa emocional de Tánger. Tríptico fácil


Mapa Emocional de Tánger. Tríptico fácil, Mínimo Producciones SL, de José Ramón da Cruz, fue distribuido primero en edición privada y limitada de tres discos de hora y media de duración cada uno de fuentes orales sobre Tánger, con entrevistas a treinta y seis tangerinos.


Mapa emocional de Tánger, nuevo testimonio audiovisual sobre la ciudad internacional

Domingo del Pino


Con el título de Mapa Emocional de Tánger. Tríptico fácil, Mínimo Producciones SL, de José Ramón da Cruz, acaba de distribuir una edición privada y limitada de tres discos de hora y media de duración cada uno de fuentes orales sobre Tánger. El Tríptico es el resultado de cuatro o cinco años de trabajo y de entrevistas y grabaciones realizadas en Cádiz, Madrid, Sevilla, Tánger, Tarifa y Toledo. Treinta y seis tangerinos libran en ellas sus recuerdos, sus impresiones y emociones sobre aquel experimento humano extraordinario que fue la ciudad de Tánger hasta el principio de la década de los años sesenta.

En los últimos años Tánger ha inspirado numerosos libros, relatos y sitios web, pero el Mapa Emocional, en sus más de cuatro horas y media de grabación y entrevistas constituye el mayor compendio de fuentes orales realizado hasta el presente. Como demostración de que el tiempo apremia para fijar estas últimas memorias vividas 
sobre Tánger, tres de los entrevistados, Emilio Sanz de Soto, que

proporciona un hilo conductor al Mapa,  Ramón Lourido, y Pepe Carleton, nos han abandonado y éstas que recoge el Mapa y el Tríptico Fácil son, sin ninguna duda, sus últimas evocaciones de una ciudad que tanto les motivó y llenó sus vidas. Por extraño que parezca, donde quiera que hayan ido y donde quiera que estén, los tangerinos siguen viviendo en el único Tánger en que ahora pueden vivir que es el de los recuerdos y la memoria.


Aparte de Beirut, la capital de Líbano, tantas veces divida en el espacio entre las dieciséis religiones que la habitan, con sus gentes periódicamente enfrentadas de forma cruenta, aquel Tánger internacional que evoca el Mapa Emocional Tríptico que nos ha entregado José Ramón Da Cruz,  fue el último exponente de aquel rosario de ciudades mediterráneas cosmopolitas, multiconfesionales y multirraciales que sobrevivió sin grandes traumas hasta su integración en Marruecos el año primero de la década de los sesenta.

Al igual que las otras grandes ciudades casi Estados, el comercio y la prosperidad que trajo proporcionó a todas ellas  estabilidad social y bonanza, muy desigualmente repartida en todos los casos. A diferencia de las otras ciudades similares, Tánger vive aún en la nostalgia de los supervivientes de la última generación que protagonizó, desde los siglos XVIII y XIX, tan singular experiencia humana. Con esa generación desaparecerá el recuerdo vivido, y probablemente el parler tan especial que llamamos tangerino sin ninguna reserva,  que al igual que la lissan al franji o lengua franca de las otras ciudades similares, permitía que se entendieran poblaciones que tenían como lengua materna hasta doce idiomas diferentes.

Personalmente prefiero las fuentes orales a las escritas, por su espontaneidad. Los libros, como la historia, suelen ser más exactos si es que la exactitud es un complemento de la historia, pero carecen de emoción y de sentimientos comparables a la fuente oral. La mayoría de los tangerinos coincidimos en que Tánger tiene tantos relatos posibles como nacionalidades, confesiones, razas e incluso familias e individuos vivieron en ella. Curiosamente el Mapa Oral Triptico Fácil refleja una notable coincidencia entre los entrevistados sobre las cuestiones más importantes de la vida pasada en la ciudad.


Según ha explicado José Ramón da Cruz a los entrevistados, la intención de Mínimo Producciones es realizar con esos tres discos una sola obra de unas dos horas de duración que será la que comercialice. Esperamos que no se demore tanto como ésta porque el Tánger que fue tiene su público entre los tangerinos que fueron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada