1/17/2012

Antonio Vázquez: El olvido póstumo de un escritor genial


Antonio Vázquez, más conocido por su nombre literario de "Ángel" Vázquez, autor de La Vida Perra de Juanita Narboni, no había logrado que sus contemporáneos reconocieran el valor de su obra. Es verdad que nunca frecuentó el Café Gijón, ni protagonizó ningún escándalo de esos a que tan aficionados son algunos programas de televisión. Aún así, él y su obra comienzan a salir de este olvido injusto y son cada vez más frecuentes los homenajes y los coloquios dedicados a su obra y memoria. 


Antonio Vázquez (1929-1980), un escritor fuera de serie

Por Domingo del Pino
(Fotos D. del Pino)



































De izda a dcha: Antonio Reyes, D. del Pino, Carmelo Beltrán, Lucia Gil. Floto D.del Pino


Sobre Tánger se ha escrito mucho y se escribe aún más. Pero salvo contadas excepciones,  casi siempre lo hacen personas que no vivieron aquella experiencia o que  solo pasaron por la ciudad el tiempo de un fin de semana o de unas breves vacaciones, como decía Gertrude Stein de algunos de los escritores norteamericanos amigos suyos.  No  es que ello sea un inconveniente en si mismo. La “historia literaria”, que con frecuencia supera en importancia a la “historia documental”,  la hacen quienes la escriben y los tangerinos, hay que reconocer, son poco dados a la escritura. No todos.  



Farida Benyazid y D. del Pino


Antonio Vázquez, a quién solo conocen hoy por su nombre literario “Ángel Vázquez", es probablemente el único Escritor español,  con mayúscula, nacido en la ciudad y empapado como un baba au-rhum él mismo y su obra de aquellos ambientes y aquellos valores. Es sin embargo un escritor que injustamente relegado al olvido es rescatado desde un tiempo a esta parte por quienes han acabado por comprender que su obra insignia, La Vida Perra de Juanita Narboni, constituye un magnifico monumento a un mundo pasado que ha desaparecido pero en el a muchos que nos gustaría vivir.

Como  ha escrito alguna vez Juan Goytisolo, nadie tiene hoy tiempo para sentarse a charlar con un amigo en un café ni a pasear por un parque. No porque el tiempo no exista sino porque se ha producido un cambio radical en los valores, si es que valores nuevos hay, y solo parecen atractivas las actividades que generan ingresos con rapidez. La Cultura, tanto la literaria como la laboral, ha sufrido enormemente y para mal en ese cambio, y la oferta, al menos en el medio de comunicación de masas al que probablemente más tiempo dedicamos todos, la televisión, ejerce una influencia nefasta por los programas-basura que produce y por su manifiesta incapacidad para generar valores humanos.


Como parte de esa labor de rescate de Antonio Vázquez,  Antonio Reyes Ruiz, del Grupo de Investigación Ixbilia de la Universidad de Sevilla, y Carmelo Pérez Beltrán, director de la cátedra Emilio García Gómez y del departamento de semíticas de la Universidad de Granada, organizaron los pasados días 29 y 30 de Noviembre y 1 de diciembre de 2011 un encuentro –exposición sobre la obra de Antonio Vázquez en el que participaron además de los dos promotores citados, Domingo del Pino, que co- presentó la exposición y habló de aquel Tánger a la vez mítico y real, Eduardo Mendicutti , uno de los primeros críticos literarios impresionados por la obra de Vázquez,  y la directora de cine marroquí, Farida Benyazid, que llevó La Vida Perra a la gran pantalla.



La exposición recorrerá algunas ciudades del sur de España y de Marruecos relacionadas con los escenarios o la experiencia vital que muestra La Vida Perra. Parece una idea excelente porque Antonio Vázquez y su obra son más desconocidos aún en Marruecos que en España. Nada más acertado, porque La vida Perra constituye sin proponerselo,  una demostración de que los puentes entre culturas y entre seres humanos de culturas diferentes, son posibles. Sin mojigateria, sin falsos angelismos, sin mitos ni alquimias; como la vida misma que tuvo lugar en Tánger durante varios siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada