9/14/2010

Tánger: alegres y arriesgados años cincuenta.

Dicen que todos los niños son siempre felices sean cuales sean las circunstancias de sus familias, y que por eso añoran la infancia y esos primeros años en que jugar era lo más importante. Yo también añoro los años siguientes a mi infancia, que me tocó vivir en Tánger allá por los años cincuenta. Alcolea del Rio, Sevilla y Tánger, en orden cronológico, son los lugares que con más frecuencia me devuelven hermosos recuerdos que habían permanecido como en hibernación durante muchos otros años.