2/25/2010

En memoria de Leopoldo Ceballos. Artículo de Alberto España

Cada vez son más numerosos los libros y los sitios web sobre Tánger. La mayoría se refiere a ese período tan especial entre guerras europeas (1914-1918 y 1939-1945) y española (1936-1939) y las posguerras que siempre son peores que las guerras mismas. La ciudad acogió e integró a todos los exilios del signo que fuesen y su régimen internacional permitió unas libertades inexistentes en los países de origen. Pero Tánger fue mucho más que eso. Fue convivencia de culturas diferentes, no con la ñoñez con que hoy parece entenderse la convivencia, sino de la única forma en que es posible en el mundo real: con tensiones, con prejuicios, con rivalidades, pero al mismo tiempo con la disposición de superarlas y de llegar a compromisos. Y eso lo lograron los tangerinos de diferentes orígenes, de distintas confesiones, y de ideologías enfrentadas, famosos y anónimos. Todos hicieron aquel Tánger y todos tendrán cabida en esta página web. Leopoldo Ceballos Cabrera fue un tangerino singular de esos que forman parte indisociable del mosaico tangerino. A continuación le ofrecemos la nota que escribió en su memoria el periodista Alberto España con ocasión del fallecimiento de Leopoldo el 16 de septiembre de 1966. Pincha a continuación para leer el texto del artículo.