7/26/2010

Tánger años cincuenta: un callejero multicultural e integrador

Las ciudades tienen personalidad propia y algunas de ellas, como Tánger, magia. Misterios y secretos que sus habitantes comparten, que no necesitan ser desvelados ni explicados para que todos los conozcan. Por circunstancias de su devenir, una historia de Tánger, la que acaba con la independencia de Marruecos en 1956, vive desde entonces en un espacio inmaterial que crece y se amplia porque así lo quieren miles de tangerinos y sus descendientes dispersados por el ancho mundo.



D. del Pino


La distancia en el tiempo y en el espacio favorece el mito y dispara los sueños de una utopía que puede haber existido o no pero que, caso raro en el mundo en que vivimos, no murió de muerte violenta. Mientras entre todos intentamos descubrir los ingredientes de aquella pócima del entendimiento entre seres humanos, culturas, y confesiones religiosas diferentes, entrego al lector esta reflexión sobre la importancia del callejero de Tánger. Las calles es donde transcurren las tres cuartas partes de nuestra vida. Los nombres de sus plazas, sus avenidas y bulevares, sus calles y callejuelas, los de sus edificios públicos y privados, unen subliminalmente a los ciudadanos ofreciéndoles un patrimonio universal o para universalizar.

En el callejero que la ciudad internacional de Tánger dejó a Marruecos en 1956, una decena de nombres de calles evocaban a la cultura árabe e islámica; otras once o doce calles a la cultura judía; unas cincuenta calles a la cultura española; más de cuarenta nombres de calles a la cultura francesa; más de quince nombres a cada una de las culturas anglosajona e italiana; nueve a la holandesa; seis a la alemana, y así sucesivamente.

Con muy buen criterio las comunidades presentes en la ciudad hasta la independencia escogieron para sus calles nombres de músicos, pintores, poetas, científicos, descubridores, y personajes que hicieron algo por la humanidad o le alegraron y facilitaron la existencia. Por ese motivo casi ningún político vio su nombre reflejado en una calle de Tánger. Las principales arterias de la ciudad llevaban el nombre de Cervantes, Murillo, Velázquez, Isaac Peral o Miguel Servet, por la cultura española; Dr. Fumey, La Perouse, Foucauld,   Rousseau, Moilière, Victor Hugo, por la francesa. Dickens, Fulton, Newton recordaban a los anglosajones; Dante, Galileo, Da Vinci, Marconi y Marco Polo, a los italianos; Bach, Guttemberg y Wagner a los alemanes, Grotius y Rembrandt a los holandeses, y así sucesivamente.

León el Africano, Ibn Batouta, Ibn Khaldun, Averroes, Abensur, Josafat y otros evocaban a las culturas islámica y judía aunque en realidad casi todos eran nombres de personajes que podían ser considerados como patrimonio de una cultura universal más que confesional o nacional.

Como excepción, un político anarquista español, Fermin Salvochea, tuvo calle en Tánger, al igual que el norteamericano Roosevelt, el italiano Garibaldi, y los franceses Jules Cot y Clemenceau. Pero fueron muy pocos los que el callejero tangerino homenajeó con una calle dedicada.

Después de la independencia de Marruecos la calle Albéniz se convirtió en calle Líbano; Alejandro Dumas en Cadi Telemçani; Benchimol en Ben Abdelwahab; Cervantes en Ibn Toumert; Newton en Ibn Youness; Ramón y Cajal en Iman Ibn Hanbal; Galileo en Emir Abdelkader; Wagner en Sayed Qotb; y Walter Harris en Ibn Badis. La calle Fermin Salvochea pasó a llamarse calle de los Romanos y la calle Roosevelt calle Iman Malek.

La calle Sevilla, donde vivieron la mayor parte de aquellos tangerinos pobres que por si mismos desmienten el discurso dominante sobre la bonanza que se vivía en Tánger, tuvo suerte y su nombre perduró aunque arabizado en Ichbilya. La lógica de algunos otros cambios de nombre me escapa pero la calle Averroes pasó a llamarse Fqih Moh. Rahouni; la de Ibn Batouta cambió a Ahmed Ben Allal y la de Ibn Khaldoun a Fqih Abbadi.

En definitiva, ni una sola de las cincuenta o sesenta calles principales de Tánger conservó su nombre después de la independencia de Marruecos. Al mencionarlo no lo censuro y hasta cierto punto lo considero parte de la lógica de un nacionalismo bisoño. Para los excolonizados la colonización no hizo nada bien ni nada bueno. El planteamiento es discutible pero discutirlo no es políticamente correcto. Solo que Tánger, a todo lo largo de su historia fue primero internacional de forma declarada o tácita, y siempre andaluza, o sea multicultural y multiconfesional.

9 comentarios:

  1. Sí, se cambiaron los nombres de todas las calles, pero nosotros seguimos llamándolas por los nombres que tenían, como las conocimos, Calle Goya,Murillo, Foucauld, Dr.Fumey, Boul.Anteo, calle Bélgica...así nos aclaramos mejor...
    Creo que la única que conservó su nombre, fue el Boulevard Pasteur.
    Aquí sin embargo, seguimos teniendo calles y plazas con nombres árabes, plaza del emir Mohamed I, primer gobernador del Madrid árabe,
    calle de la morería... no se si habrá alguna más, voy a buscar
    Eran unos nombres bonitos, calle del Comercio, de los Cristianos, Sir Walter Raleigh, Rue de la Marne, Verdun,...
    Se quedaron sin calle bienhechores de la sociedad tangerina, como el Dr. Cosmea, el Dr, Many, Dr. Dencas, Dr. Maté...
    una lástima que, al menos a estos tangerinos, no se les recuerde con una callecita, es lo menos que se merecen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Viktorlazlo,

      Soy uno de los hijos del Dr. Maté.
      Le doy las gracias.
      Mi padre fue un padre extraordinario y un profesional dedicado a la Medicina y a sus pacientes.

      Agradezco en mi nombre y en el de mis hermanos su recuerdo.
      Me ha emocionado mucho.

      Un saludo con todo nuestro afecto.
      Alejandro Maté Calderoni.

      Eliminar
  2. ¿Donde puedo ver en internet un buen callejero de Tanger con los nombres antiguos en español?

    ResponderEliminar
  3. Puede ver un callejero con los nombres actuales y antiguos de las calles en:

    http://tangers.free.fr/articles.php?lng=fr&pg=26

    ResponderEliminar
  4. Quiero localizar la que fue la calle Víctor Hugo de Tánger. ¿Cómo se llama ahora?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La calle Victor hugo se llama ahora calle Abou Alla Maari y por si no sabe donde se encuentra le diré que es uno de los laterales de las oficinas de correos, en el Boulevard Mohamed V.

      Eliminar