9/26/2009

España lleva la primera electricidad a Tánger en 1891

El propietario de este blog está muy lejos de compartir la ideología y la fraseología colonialista que en muchos de los trabajos aquí recogidos se vierte. No obstante cree que la historia es la historia y que no es ético maquillarla para adaptarla a otras épocas y otras percepciones. Los textos recogidos lo han sido tal como fueron escritos

Tánger en el pensamiento colonial español

Entre las muchas frustraciones atribuidas en España a la actitud precolonial y colonial de Francia, se encuentra la internacionalización de Tánger sobre la que Madrid siempre creyó tener los mismos derechos (coloniales) que sobre Marruecos. Cuando Franco ordenó ocuparla en 1940, tal vez confiado en que un eventual triunfo alemán en la guerra le permitiría conservarla, estaba siendo consecuente con el pensamiento colonialista español de todo un siglo anterior.

Conferencia magrebí de Tánger de 28 de abril de 1958

La Conferencia magrebí de Tánger de 1958 constituye el momento más importante, y único después de las independencias formales de las metrópolis coloniales de finales de los años cincuenta y principio de los sesenta, de unificación y concertación entre los países del Magreb. Cualquier contribución para esclarecer o complementar el conocimiento de este importante acontecimiento magrebí será bienvenida y publicada.


9/21/2009

Tánger, según Tomás Garcia Figueras

Tomás Garcia Figueras es probablemente el hombre que mejor ha expuesto las ambiciones de aquellos militares africanos que en 1936 se sublevaron contra el legítimo gobierno de la República. Dejando a un lado los aspectos ideológicos de sus escritos, de los cuales sus textos son inseparables, su obra sigue haciendo autoridad para conocer política marroquí (africana) de España. Aunque Tánger ocupa un espacio mínimo en su libro Marruecos, sus reflexiones constituyen una buena sinstesis de la frustración del colonialismo español por la separación de esta ciudad del Protectorado adjudicado a España en el Tratado del Protectorado de 1912 y sus siguientes modificaciones

Tánger vista por el político español Maura Gamazo (1905)

Cuando en España se hablaba en los siglos XVIII y XIX de política africana, se estaba hablando en realidad de política marroquí. Marruecos ha acaparado, hasta el presente, lo esencial de la acción exterior española en África. Por ese motivo no existe político relevante que no haya escrito y teorizado sobre Marruecos. Las alusiones a Tánger son también muy frecuentes porque el colonialismo español se consideró burlado en el Tratado no respetado de 1902

Tánger (1), la población menos mora del Imperio, era, y seguirá siendo, campo de nuestra emigración. Abundan allí los españoles pobres, que hacen gran competencia à los indígenas en el desempeño de los oficios más humildes. Un hermoso barrio de la ciudad se llama de San Francisco, y contiene el magnífico hospital que pregona nuestra ya antigua acción civilizadora.

Pero Tánger la perra, como la nombran los marroquíes viéndola por tantos cristianos profanada, no es productora, sino comercial, y si en la estadística del capítulo anterior vimos que, España ocupa el segundo lugar, tanto en lo que se refiere al número de navíos que entraron en el puerto, como en su total tonelaje; ello procede de que el vapor Joaquín del Piélago, de la Compañía Trasantlántica, que sirve de correo entre Algeciras y Cádiz, con escala en Gibraltar y Tánger, entra en este puerto trescientas veces al año, y cada una de ellas se inscribe en los registros consulares todo su tonelaje.

Este es, sin embargo, el único puerto marroquí en el que nuestro comercio ocupó en 1901 el segundo lugar (el primero correspondió al inglés), sumando importaciones y exportaciones; pero mientras Francia importaba allí por valor de dos millones y exportaba sólo seiscientos mil y pico francos, nuestras importaciones no llegaban à cuatrocientos mil francos y nuestras exportaciones de Marruecos, por Tánger, pasaban de dos millones y medio.

También en Tetuán hay recuerdos españoles; no sólo las tumbas de los héroes del 60, situadas en una colina, al noroeste de la población, sino el camino que une à la ciudad con el puerto, en la desembocadura del Gelú; poco más de dos leguas, cruzadas por la mejor, si no la única carretera marroquí, construida por los españoles durante su ocupación, y respetada luego por los moros, que no hicieron otro tanto con las importantes obras urbanas, entonces también realizadas.


(1) Aprovecho en todo esto capítulo los datos y noticias acopiados en la obra de Budgett Meakin, The Land of the Moors, que con las otras dos del mismo autor, tantas veces citadas, constituyen lo más completo de cuanto acerca de Marruecos se ha escrito.

Tomado de:
La cuestión de Marruecos desde el punto de vista español
Gabriel Maura Gamazo, Diputado a Cortes
M. Romero. Impresor. 1905

9/20/2009

Le/les mythes de Tanger ou l'utopie retrospective

Le mythe est nécéssaire, voire indispensable. Il crée des espaces imaginaires, viables, aimables, pour les croyances irréconciliables, les cultures refermées sur elles mêmes, les réligions meurtrières, les différences, et les réalités indésirables. À l'interieur du mythe on se tutoi, on s'accepte on se fréquente, et on se comprend même. L'imaginarie collectif sur Tanger me semble sur le point de devenir l'utopie retrospective la mieux construite de tous les temps. Sous le titre qui précéde ces lignes j'essairais de ressembler les visions des autres sur ce mythe/utopie.