8/24/2009

Laura Martínez Vacas

Aunque decir que detrás de todo gran hombre existe una gran mujer se ha convertido en un tópico recurrente, nadie invierte la oración y dice: Detrás de toda gran mujer existe un gran hombre. En el caso de Laura Martínez Vacas, primera esposa del periodista Alberto Paños ("España") esto sería lo más apropiado. Laura falleció prematuramente a los 40 años de edad y los contemporáneos y las generaciones posteriores han sido injustos con ella olvidándola. Isaac Laredo, que la menciona en su galeria de tangerinos ilustres, intentó remediar ese olvido.


Datos de Isaac Laredo
Memorias de un viejo Tangerino
C. Bermejo. Madrid 1935


Hizo su carrera en la Escuela Normal de Madrid, obteniendo el número 1 en los exámenes extraordinarios convocados en dicha Escuela para la obtención del título que concedía el Estado. Una vez casada, quedó en situación de licencia ilimitada, renunciando a la escuela que por oposición había obtenido en Madrid. En Tánger no quiso dedicarse a la enseñanza hasta que fué solicitada para el Seminario, donde prestó sus servicios gratuitamente, durante un año.

Después vino el nombramiento con sueldo del Gobierno español. Su labor la conocen todos. Supo inculcar en sus alumnos, aparte del amor al estudio, un espíritu de caballerosidad del que aún existen ejemplos. Uno de sus alumnos predilectos es hoy profesor de la Alianza en Rabat y el otro ha hecho su carrera del Magisterio español y ejerce en Larache. Por promesa hecha a ella, está estudiando también la carrera de Derecho, de la cual lleva ya varios años con gran aprovechamiento.

Si alguna vez estuvo bien empleado eso de que murió víctima del deber, nunca mejor que respecto a ella. Murió a consecuencia de una bronconeumonia cogida en clase en el Seminario un viernes por la mañana, clase que ella misma se impuso. El viernes por la noche cayó en cama. El lunes había muerto, a los cuarenta años de edad.




Alberto Paños (España), sobre la muerte de su esposa Laura
Datos tomados de :
Una vida en Tánger. Confesiones de Alberto España.
Tánger 1962

Tragedia en el hogar. Supervivencia

Y cuando ya el buque estaba en plena marcha y completamente enrumbado, sobrevino la tragedia. Fue en los comienzos de 1930...Habían pasado veinte años desde mi llegada a Tánger. Imprevisiblemente, con la brusquedad y violencia de un mazazo en pleno cerebro, la madre de mis hijos murió a consecuencia de un enfriamiento adquirido en el Seminario Rabínico, donde daba clases de español. En dos días los pulmones quedaron totalmente hepatizados. Y como la penicilina era todavía un misterio, la muerte halló libre el acceso a mi hogar. La vìctima tenía cuarenta años. Yo, cuatro más...

Había que sobrevivir, sin embargo. El mundo no detiene su marcha ante nada. Quedábanme tres hijos, un varón y dos hembras, que no se hallaban aún en condiciones de hacer frente a la vida por si mismos. Hice un recuento mental de posibilidades a mi alcance. Contaba con las corresponsalías fijas de El Sol y de La Vanguardia.

La Nación de Buenos Aires acababa de nombrarme subdelegado en Marruecos, dependiendo de la Delegación en Madrid. Al frente de ésta se hallaba a la sazón Julio Alvarez del Vayo. La Defensa de Málaga y La Voz de Galicia, de la Coruña, me dejaban también un pequeño ingreso por sendas colaboraciones quincenales. Luego estaban los grupos para la información diaria de batalla. Estaban constituidos así: ABC y Debate -éste último fundó luego la Agencia Logos- El Sol y La Voz -futura Agencia Febus- y Libertad con Informaciones. Es decir, los más importantes de España.

No sorprenda a nadie esta mescolanza de periódicos unidos, a pesar de sus opuestas ideologías. Esta unión era sólo informativa. Cada periódico utilizaba luego las noticias recibidas, dándoles el matiz que les pareciera oportuno. Por mi parte,no sentí jamás inclinación política de ninguna clase. Era español, pura y simplemente español. Y en mis informes solo tenía presente aquello que conviniera a los intereses de España en Marruecos. Y en los artículos de colaboración no seguí nunca otra norma que la puramente nacional o literaria.

1 comentario:

  1. Pequeño error... Los hijos de Alberto España y Laura Marrtínez Vacas fueron, por este orden, Alberto (militar, casado con Nufisa Ducali), Laura (casada con Ramón Sánchez Díaz) y M.ª Victoria (casada con Gregorio López Ventura).

    ResponderEliminar