8/09/2009

La Asamblea Legislativa

La Asamblea Legislativa de Tánger celebró su primera sesión el 24 de junio de 1925 en el viejo edificio de la Mendubia, antigua Legación alemana que secuestró el majzén al estallar la primera guerra europea. La Asamblea Legislativa fue creada por el Estatuto de 1923, reformado en 1928 para dar cabida a las quejas de Italia





He aquí lo que cuenta Alberto España (La Pequeña Historia de Tánger) del primer día de sesiones:

El terror llega a la Mendubía

Hasta la Mendubía, donde se reúnen los asambleístas para dar a Tánger las nuevas leyes que han de regular su vida, ha llegado esta tarde un aura fría y aterradora, que ha estremecido todos los ánimos, antes de empezar la sesión. En los jardines de la Mendubía, a la fresca sombra de su bella arboleda, los ediles, en diversos grupos, comentan la aterradora noticia del día publicada a toda plana por un diario casablanqués. El doctor Güitta, acostumbrado a sus antiguas funciones de Inspector General, todavía frescas en su espíritu, va de un lado a otro escudriñando detrás de los árboles por si en ellos se escondiera el peligro. El señor Ellis siente rebullir en él sus ímpetus militares, que le incitan a la adopción de planes estratégicos. La nariz del señor Bendelac tiene en esta tarde caliginosa un tono más rojizo que de ordinario y sus labios se pliegan en un rictus de ironía, marcado con más fusrza por el mirar escudriñador de sus ojillos inteligentes. El señor Saurin, abierto el cuello de la camisa y con el nudo de la corbata casi en el ombligo, se abanica con algo que quiere ser un sombrero, pero que no es más que un trozo de fieltro de forma absurda... A la puerta de la Mendubia una de esas nuevas parejas de tres que hemos estrenado con el Estatuto, un español, un francés y un marroquí, examina a los que van entrando.

El diario casablanqués ha logrado meternos el ánimo en un puño : tres mil yebalas disidentes de la Zona Española, se proponen venir a Tánger —precisamente hoy— para perturbar cierta fiesta indígena que aquí debe celebrarse. El conflicto es realmente terrible, pavoroso : mil yebalas armados entrando en Tánger, donde sólo disponemos de unos cuantos policías inexpertos con unas porras por todo armamento.

¿ Y a cuenta de qué viene toda esta algarabía ?... Para el diario casablanqués, informador veraz de lo que sucede en Tánger, la explicación es bien sencilla : el Estatuto prevé que la vigilancia exterior de Tánger ha de corresponder a la Gendarmería y este organismo ha de estar mandado por un Jefe del Ejército español... país todavía en guerra con los yebalas. La consecuencia es tan lógica que uno tiene que darse de calabazadas contra la pared por no haberla deducido antes...

Pero Allah es Grande y Sabidor... Y sabidor de todo ello el capitán Panabieres, dispuso que doscientos soldados de su Tabor fueran al límite de la Zona Internacional para enfrentarse con los yebalas. Todavía no se tenían en Tánger noticias del resultado de este feroz encuentro. De ahí la inquietud que se reflejaba en nuestros ediles aquella tarde memorable...Al día siguiente supimos aquí, por el mismo diario casablanquino, que los yebalas, atemorizados por el oportuno y estratégico despliegue realizado con sus soldados por el capitán Panabieres, no sólo no atacaron sino que tomaron parte alegremente en la aludida fiesta. Los soldados del Tabor Francés fueron ovacionados y el capitán Panabieres —decía el bien informado diario— recibió muchas felicitaciones de los agradecidos tangerinos.

Como puede observar el lector, el hecho de que los tangerinos sepamos lo que ocurre en Tánger a través de lo que nos cuenten los periódicos del exterior, es ya cosa bastante añeja. Y la exactitud, sigue siendo la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada