8/10/2009

El Teatro Cervantes, una institución cultural emblemática

En 1913, y gracias a la generosidad de Manuel de la Peña y su esposa, Esperanza Orellana, fué inaugurado el Teatro Cervantes, donde vinieron a cantar Enrico Caruso, Raquel Meller e Imperio Argentína. El edifício pertenece en la actualidad al patrimonio artístico y monumental de Marruecos, pero se cae a pedazos porque el estamento al que le corresponda no afronta su restauración. A finales de los años veinte vino por primera vez a Tánger Raquel Meller. Entonces todavía no había puerto. Los judíos sefardíes alquilaron todos los botes del puerto y fueron a recibirla hasta el barco para -dicen los cronistas de la época- "llenarle la bahía de rosas y violetas".






Estado del Teatro Cervantes en 2008








Se baila por primera vez en el Teatro Cervantes
Por Alberto España
La Pequeña Historia de Tánger
Distribuciones Ibérica, Tánger 1954


La intensa lluvia que descargó sobre Tánger la noche del 2 de febrero de 1913, después de la primera fiesta de Carnaval celebrada en el Terraplén, degeneró al día siguiente en furioso temporal. A la lívida luz de aquel incierto y sombrío amanecer, el aspecto del mar era terrorífico. Las olas saltaban con furia, rompiendo, violentas, a lo largo de todo el Terraplén. Las frágiles casetas allí instaladas fueron las primeras en sufrir los embates del temporal. El viento soplaba huracanado.

Mientras tanto, el Comité Internacional preparaba con todo afán
celo el baile, que, por primera vez, había de celebrarse en el flamante Teatro Cervantes. No hubo necesidad de grandes exornos, aparte las consabidas banderas internacionales, pues, reciente aún la construcción, todo en la sala resplandecía sin esfuerzo. Reforzada la luz y con algunos toques de buen gusto, quedó el hermoso Teatro en condiciones. Por primera vez se colocó el tablado que unificaba el piso, convirtiéndolo en hermosa pista, desde la entrada general hasta el fondo del escenario. Con ello, el patio de butacas, libre de éstas, adquirió espacio suficiente donde el público pudo moverse y festejar con igual entusiasmo a Momo que a Terpsícore. Para ambos hubo lugar y tiempo suficientes en el correr de la noche.

El éxito de este baile fué enorme. De él se habló en todos los hogares de Tánger por mucho tiempo. Para los testigos de esta fiesta que aún sobreviven a la acción implacable del tiempo, estos recuerdos les traerán áuras de juventud y alegría.

El Cervantes, en esa noche, fué para la gente joven la culminación de muchos anhelos que hasta entonces parecían imposibles; y para las personas maduras, unas horas de olvido, de grato inciso en la vulgar monotonía de la vida cotidiana. ¡ Qué emoción, para muchas de las jovencitas de entonces, aquella primera y completa evasión del severo régimen tutelar de la época !... El primer baile. La primera escapatoria. Los primeros vuelos de mariposas en libertad, inmersas en el mar bullente de las parejas bailando.

Todo ello entre exclamaciones de entusiasmo, gritos entreverados de sorpresa, temor y alegría. Fugaces y roncos grititos femeninos. Carreras imprevistas, flujo y reflujo de parejas disfrazadas, cogidas de la mano o enlazadas por la cintura. Rostros anhelantes o risueños. Otros cubiertos con caretas de expresión estúpida o monstruosa, ocultando sabe Dios qué ensueños de ángel o qué intenciones de bestia, entre el loco rebullir de la inquieta muchedumbre. Vaporosos y elegantes, originales o vulgares disfraces, bajo algunos de los cuales se adivinaban, turgentes, las bellas curvas femeninas...

En palcos y plateas la animación no cede a la de la sala. Muchas v hermosas mujeres que visten disfraces llevan el rostro al descubierto, cansadas ya de la inutilidad del antifaz, tras del que se reconocía fácilmente a la enmascarada.

Desde otro palco, el ex sultán, Muley Haffid se da prisa a liquidar las existencias que no tuvo tiempo de agotar ayer en las batallas del Terraplén. Arroja el confetti a sacos, sobre la sala, inundando a los bailarines en un mar de papelillos que van cambiando de color a medida que se renuevan los sacos. Así se ven allá abajo, en torno a la pista, grupos de parejas con los hombros o el escote, ora azules, ya rojos, amarillos o blancos, según sea el color de los papelillos que desde lo alto llegan en una densa y temblorosa lluvia.

Destacan también en este baile, por su belleza o elegancia, así como por la originalidad de sus disfraces, ilustres damas y damiselas del Cuerpo Diplomático. Allí están Mme. Botkine, la Ministra de Rusia, con airoso turbante oriental, orlado de ricas joyas; Mme. Collenberg, la Ministra de Francia, con su cabeza empolvada, estilo Luis XV ; la marquesa de Villasinda, Ministra de España, tocada con hermosa mantilla española; Miss White, precioso traje a la moda de 1830; Miss Lavey, traje persa brocado en plata ; baronesa de Seckendorff, Ministra de Alemania, reproducción de un tocado de la Reina Luisa de Prusia ; la condesa de Martens Ferrao, Ministra de Portugal, cabeza empolvada; Fraulein Sterttheim y Mlle. Regnau, de damas turcas; Mme. Langenheim, con negra mantilla de « Carmen » ; Mme. Martín, de «Primavera », y Miss Pley y su hermana, de hada y poetisa griega, respectivamente. Lucían, asimismo, preciosos tocados y disfraces, Mme. Beaumarchais, Sra. de López Roberts, Mrs. White, Mis Green y Miss MacLean ; Srtas. de Malmusi y Martens Ferrao v Mme. Fumey...

Tanger: Un successeur pour le Théâtre Cervantes?
Leconomiste 27 04 2001 a 3 05 2001
De notre correspondant, Ali ABJIOU


Un récent accord entre des ONG ville et les pouvoirs publics vise à doter la ville du Droit d'un théâtre digne de ce nom.

L'espoir de voir s'ériger un théâtre à Tanger semble cette fois près de se réaliser. Un accord de principe a été signé dernièrement entre des associations culturelles de la ville, le Ministère de la Culture et de la Communication et les élus et autorités. Le but est de construire un nouveau théâtre à Tanger, afin de pallier un vide que connaît la ville depuis une cinquantaine d'années.

En effet, Tanger n'a pas de bâtiment qui puisse concentrer et promouvoir les activités culturelles. Pourtant, cette ville abrite l'un des plus vieux (si ce n'est le plus vieux) théâtre du Maroc. Le prestigieux théâtre de Cervantes a été construit en 1913 par les Espagnols. La bâtisse a abrité de nombreux spectacles, opéras et pièces de théâtre. Des artistes espagnols de renommée internationale de l'époque de l'entre-deux-guerres s'y sont produits. C'était l'époque de gloire du Cervantes. Quelques années après la Deuxième Guerre mondiale, le théâtre a baissé les rideaux. Depuis, il a énormément souffert, atteignant un état de délabrement critique. Il est même menacé d'effondrement et l'accès y est interdit. Mais les vestiges d'une splendeur passée sont encore là. Les artistes d'antan, s'ils pouvaient renaître, ne cacheraient pas leur désolation.

Le théâtre est toujours propriété de l'Etat espagnol. Situé en contrebas de la place Faro, il devait avoir dans le temps une vue imprenable sur la mer. Mais une kissaria de 4 étages est venue entraver cette vue panoramique il y a quelques années. Les rumeurs sur une éventuelle restauration avaient fusé il y a quelque temps. Une pancarte y avait même été installée annonçant un projet de réaménagement qui n'a jamais vu le jour. Ce bâtiment fait partie d'une série de lieux culturels de la ville qui de la gloire sont passés à la désaffection.

Il s'agit par exemple du cinéma Al Maghrib, l'une des plus grandes salles de la ville, devenu un garage et du cinéma Capitole, devenu à son tour centre commercial (sa voisine et soeur jumelle, «Casa», attend le coup de grâce). Cinéma Mabrouk, le temple des films hindous ayant pour sa part laissé la place à un immeuble de bureaux (où se trouve le siège d'Atento). L'absence de salles pouvant accueillir dignement des représentations se fait ainsi ressentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada