8/10/2009

El Estatuto de Tánger 1930

El Estatuto de Tánger fue negociado y elaborado en Paris por los representantes de España, Francia e Inglaterra y sometido luego y aceptado por Bélgica, Holanda, Portugal. Fue modificado en mayo de 1928 para recoger las objecciones de Italia.

El texto del Estatuto otorga a Tánger el carácter de zona neutra permanente, prohíbe todos los actos de guerra dentro de sus límites y confirma la jurisdicción del Sultán sobre la población local que estaría representada por el Mendub, jefe de la administración de asuntos indígenas. El Negociado de Asuntos Indígenas de la Residencia General francesa de Rabat proporcionó al Mendub el personal necesario para la administración de la ciudad a los cuales se les concede un estatuto autónomo.

Instituciones derivadas del Estatuto:

1) La Asamblea Legislativa Internacional

La componen 26 miembros: 6 musulmanes; 4 españoles, 4 franceses; 3 italianos; 3 ingleses; 3 israelitas; 1 belga; 1 holandés; 1 portugués y un norteamericano cuando y si los norteamericanos se adhieren al estatuto.

El Mendub preside la asamblea, cuyos debates son dirigidos por turno por uno de los cuatro vicepresidentes (francés, inglés, español, italiano) que ocuparán el puesto alternativamente durante un trimestre. Los nueve miembros indígenas, 6 musulmanes y israelitas, son nombrados por el Mendub: los demás por los cónsules de sus naciones respectivas.

Las decisiones de la Asamblea Legislativa son sometidas a la ratificación del Comité de Control, compuesto por los cónsules de carrera de las potencias participantes que dispone de veto. Las decisiones son promulgadas por el Mendub.

Un administrador de nacionalidad francesa durante los seis primeros años de vigencia del estatuto ejecuta las decisiones de la Asamblea y dirige la Administración internacional de la Zona de Tánger. Comparten sus tareas tres administradores adjuntos, el de higiene, de nacionalidad española, el de hacienda, de nacionalidad inglesa, y el de servicios públicos de nacionalidad italiana.

Después del primer periodo de seis años la Asamblea nombrara al Administrador y a los tres administradores adjuntos, escogiéndolos entre las nacionalidades de las potencias firmantes del Acta de Algeciras (con excepción de Alemania, Austria y Rusia). Los 4 administradores deben ser de nacionalidades diferentes. El personal de la administración designado por elección por un comité compuesto por los 4 presidentes de la Asamblea, el jefe del servicio interesado, y el administrador, presidiendo este último.

Un ingeniero de Estado, francés, y un ingeniero español dirigirán los servicios de Obras Públicas.

La policía estará integrada por un cuerpo de Gendarmería, bajo las ordenes de un oficial español, y fuerzas de policía civiles que dirigirá un comisario, nombrado por la Asamblea.

Los antiguos tribunales consulares son sustituidos por un Tribunal mixto Internacional que administra justicia en todos los casos en que litiguen extranjeros.

Formarán parte de este tribunal magistrados ingleses, españoles, franceses, italianos, y belgas. Administrara la justicia en nombre del Sultán, con arreglo a códigos elaborados especialmente para Tánger.

El Convenio que crea el Estatuto de Tánger asignó un periodo de doce años para la vigencia del mismo pasado el cual podrá continuar el mismo estado de cosas, o sufrir revisión de acuerdo entre las potencias extranjeras.

2) Datos de Alberto España, Una vida en Tánger

Habla de La penosa situación en que se encontraban los españoles de Tánger a raíz de la implantación del Estatuto. Publicó seis artículos sobre ello en el diario Ahora, de Luis Montiel (propietario Manuel Chaves Nogales) de reciente aparición entonces en Madrid. También escribió para la revista Estampa, de la misma empresa.

La colonia española de Tánger había perdido toda la influencia adquirida. Esta colonia, que había sido la primera a la hora de las aportaciones, en todos los aspectos de la vida local y de su progreso: la primera escuela, las primeras luces que alumbraron las calles y los hogares de la ciudad, los primeros teléfonos, el primer avión que cruzó su cielo, la primera institución benéfica y tantas otras primicias. Alberto España escribió una serie artículos con el título de Cómo se desorganiza una colonia en El Sol. La colonia española era tres veces mayor que todas las restantes juntas.

Con el Estatuto se nos había igualado legalmente. Ya no nos sería posible utilizar la abrumadora razón del número para reivindicar un derecho atropellado o reparar una dolorosa injusticia. Con el Estatuto se nos ataba corto, sólo a los españoles, obligándonos a aceptar el imperativo galo de quia nominor leo, contra el que no podíamos alzarnos porque para tener razón nos faltaban los barcos y los cañones, que son los que la imponen en el mundo…

El Estatuto era un engendro en cuya gestación no había intervenido ningún tangerino..El Administrador jefe era francés durante el primer período de seis años. El sustituto sería elegido por la Asamblea Legislativa. Llegado el momento, la Asamblea, después de maniobras descaradas y burdas, prorrogó por dos años el mandato del francés y luego vino la II Guerra Mundial…

Administradores adjuntos: español para los Servicios de Higiene y Beneficencia, inglés para Hacienda e italiano para Justicia. Jefe de la Gendarmería un comandante español, adjunto un capitán francés. Y luego oficiales españoles y franceses y clases, en un total de 250. Pero cuando la Gendarmería se presentaba en alguna cábila del hinterland de Tánger, ya habían resuelto los soldados del Mendub con lo que la Gendarmería quedaba para escoltar al Mendub los viernes cuando iba a la mezquita.

En la Policía predominaban los franceses aunque su jefe fuera un español.: Franceses 20; españoles 15; marroquíes 11, italianos 4, belgas 1 (ampliar en página 36). Aduana: jefe francés; int4erventor español. Pero el interventor no podía sustituir a aquel ni siquiera en casos de enfermedad. Todos los vistas eran franceses. En la administración, los puestos importantes eran franceses. Además había un Controleur francés que sustituía al Mendub, cargo que no figuraba por ninguna parte. Pero la mayor parte de los ingresos de la Administración de Tánger procedían de los españoles de Tánger y de la Península, que dejaban al comercio tangerino enormes beneficios.

Era Fiscal español: Don Francisco Villarejo, malagueño de pura cepa (duplicaba su cargo en la Audiencia de Tetuán).

No hay comentarios:

Publicar un comentario